octubre 14, 2010

CONSTRUIR UNA GRÚA

GRÚA
Esta grúa, proyectada para elevar pesos por medio de un cable y para girar en ángulo de trescientos sesenta grados, puede resultar un agradable juguete para los chicos.
Recomendamos como la más conveniente de su construcción tres veces mayor que el tamaño de las piezas que se dan en (B), para lo cual, naturalmente, hemos de ampliar tres veces cada una de estas piezas.
Si efectivamente se construye en esta proporción, las piezas (7 y 8) —dos de cada una de ellas— se cortarán en contrachapado de 4 ó 5 milímetros.
Las piezas que forman la pluma, o brazo de la grúa asimismo (1), cortar dos (2, 3, 4), cortar dos (5 y 6), en contrachapado de 4 ó 5 mm.
Las piezas (9, 10, 11, 12 y 14) en contrachapado de 3 milímetros, y las (13 y 14), que son el piso de la cabina y el remate de la torre, en madera de pino de 8 milímetros de grueso. La peana (18) es una plancha de pino, de medidas proporcionadas al tamaño de la grúa y de 10 milímetros de espesor, aproximadamente.
En (A) se incluyen tres vistas de la grúa: planta, alzado lateral y alzado frontal, con la nomenclatura de cada una de las piezas para que se aprecie lo más claramente posible la colocación de cada una de ellas; mientras en (B) se dan los planos de las mismas, también con su nomenclatura para una fácil localización.
Las cuatro piezas laterales que forman la torre se acoplan entre sí y se montan sobre la peana, introduciendo los extremos inferiores de las mismas en sendas ranuras, que previamente se habrán practicado en la peana, y se cierran por arriba con la pieza (13).
De la misma forma se arma el conjunto de piezas que forman la «pluma», así como la cabina de maniobra de la grúa.
En (C) mostramos el despiece del modelo, en el cual puede apreciarse de forma clara el lugar que corresponde a todas y cada una de las piezas en el conjunto general, así como detalles de la sujeción de la polea delantera, colocación del tambor con manivela para enrollar el cable y detalle del sistema de giro de la pluma. En este último detalle, podemos ver cómo el vástago-eje, va fijo (bloqueado) a la pieza (14), pasa a través de una arandela de unos 2 milímetros de grueso y de la pieza (13), por un taladro practicado en el centro de ella, que tiene un diámetro poco mayor que el grueso del vastago, que así quedará libre, para poder girar.
Insistimos en la conveniencia de un buen lijado y emplastecido de todas las piezas de la grúa, debiendo darse cuenta de que algunas de ellas es conveniente lijarlas antes de montarlas, ya que si se hace después será imposible darles un buen acabado, por su situación inaccesible.
También será conveniente, si la madera que se ha empleado es muy porosa, darle una mano de agua de cola a todo el conjunto, o bien una capa de blanco de España o albayalde, bastante líquida y que aplicaremos con una brocha.
Creemos que la mejor pintura para este modelo será esmalte, Titan-Lux u otro similar, aunque también podremos utilizar alguna pintura plástica y barnizarlo si deseamos que tenga brillo.
En cuanto a los colores, se necesitarán pocos, ya que el colorido es elemental, debido a las características del modelo real, que suelen ir pintadas casi monocromáticamente.
Podemos pintar toda la grúa, excepto la cabina, que puede ir en rojo, con el techo negro, en color gris medio.
La peana se pintará en ocre, con algunas pinceladas marrón claro y otras verdosas, para imitar el terreno en que se asienta la grúa.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 4:18 pm Etiquetas: ,