octubre 19, 2010

Segunda parte: Construir un fuerte del oeste

Los pesebres están formados por una tira de cartón o madera muy fina y dos triángulos laterales para cada uno de ellos; se pegan sobre la zona de trazos señalada en las paredes traseras, en la forma que se ve en detalle.
En el gráfico (E) vemos la torre de vigilancia, que se puede armar a base de palitos de distintos tamaños, acoplados convenientemente, pero recomendamos, como más fácil, recortar sus elementos en madera contrachapada de 5 milímetros, lijando sus aristas para redondearlas, imitando troncos o ramas de árbol.
De la pieza principal se cortarán cuatro ejemplares que corresponden a otros tantos lados de la torre, que se pegarán entre sí, para formar el cuerpo.
El tejado, en contraplaqué de 3 milímetros, se pega sobre la parte superior del cuerpo, y el suelo de la plataforma, que como se ve, lleva una escotadura en cada uno de sus ángulos, se coloca a ras de la base de la barandilla, de forma que las columnas laterales encajen en dichas escotaduras.
La escalera, recortada, asimismo en contrachapado de 3 ó 4 milímetros, sirve para el acceso a la torre y se apoyará sobre uno de los laterales de ésta, debiendo advertir que a este lateral se le suprime la barandilla, o bien el centro de la misma, para permitir el acceso a la plataforma.
Los abrevaderos para beber agua el ganado, son una especie de estrechas artesas que constan de dos piezas laterales simétricas, cerradas por dos trapezoides y completadas por un fondo, cuya construcción no necesita explicación alguna, así como la de la bomba del agua y ataderos para los caballos.
El mástil es, sencillamente, un palo redondo, más grueso en su base que en su parte superior, rematado por una cruceta, también de madera, que se completará con unos hilos y un pequeño trozo de tela imitando la bandera.
En (F) se explica la construcción de la empalizada o valla que rodea el perímetro del fuerte.
Esta empalizada se hará con pequeños listones, aguzados por uno de sus lados y redondeados por una de sus caras, que se clavarán uno junto al otro sobre los listones horizontales que corren a lo largo de cada una de las partes de la misma por su interior.
En la vista por detrás, podemos apreciar perfectamente la plataforma que corre a lo largo de la empalizada, así como su emplazamiento y las escaleras de acceso a la plataforma, de las cuales se pueden hacer el número que se considere necesario.
También vemos en detalle cómo ha de construirse la puerta, que va practicada en uno de los tramos de la empalizada por medio de listones más cortos, flanqueados por dos más largos que soportan un rectángulo de cartón, en el que va rotulado el nombre del fuerte.
Los listones que forman la puerta (que es de dos hojas) van clavados sobre otros listones, que en el croquis se indican por medio de líneas de trazos.
Si no se monta la empalizada fija sobre una base, es conveniente hacerla en cuatro porciones, de igual longitud, una para cada lado del cuadrilátero y la unión de estas partes al efectuar el montaje, se indica en el detalle correspondiente.
Si se desean imitar los troncos en las edificaciones y sus tejados, se pueden cubrir aquéllas y éstos con listoncitos redondeados en forma de media caña, y si no, rayándolos profundamente para indicar que están construidos con troncos.
En cuanto a la pintura, daremos a edificios, tejados y empalizada, una mano de nogalina muy disuelta en agua a fin de que no quede demasiado oscura.
A la base o peana, se le puede dar una mano de cola, también muy clara, y espolvorear encima arena fina, o bien pintarla en color ocre con algunas pinceladas irregulares de verde, unas más claras y otras más oscuras, para imitar retazos de hierba crecida sobre el suelo.
Por último, en (G) vemos el modelo del fuerte ya armado, aunque, como hemos dicho antes, puede variarse la disposición de sus elementos a gusto de cada uno.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 10:00 am Etiquetas: ,