octubre 13, 2010

COCHE BLINDADO EN MADERA

COCHE BLINDADO
Este coche reproduce fielmente, aunque de una forma un tanto esquemática, un vehículo blindado que fue ampliamente utilizado por el ejército inglés durante los combates del desierto, en el norte de África, aunque no hay que confundirlo con un tanque (del que ya dimos un modelo anteriormente), ya que, aparte de carecer de cadenas oruga, estos vehículos son. mucho más ligeros y rápidos que aquéllos y su coraza de menor espesor.
Como podemos apreciar, su robusta construcción requiere trozos de madera más gruesos que los modelos anteriores, para dar la sensación de fortaleza propia de esta clase de vehículos.
En (A) tenemos los planos explicados en cuatro vistas: alzado lateral, frontal y posterior y planta superior, para mejor mostrar la disposición de la torreta y el cañón, que también en este caso completamos con el despiece general del modelo en (B).
Las piezas (1, 2 y 3) que forman el núcleo principal del blindado son de madera de pino, cortadas en las medidas y proporciones que se dan en el modelo.
Las aletas (8 y 9), de las cuales hay que construir dos ejemplares de cada una de ellas, están formadas por tres piezas de contrachapado lo más fino posible, o bien de madera de caja de cigarros puros.
Las piezas (10 y 11) son pequeños tacos de madera de pino, y también se cortarán por duplicado cada una de ellas, mientras que las ruedas, que también son de madera de pino, habrán de hacerse gruesas, para imitar las cubiertas características de estos vehículos.
Completan el conjunto las piezas (5), soporte del cañón, (6) cañón y (4) antena de la radio.
La pieza (1), que, como ya hemos dicho, es la torreta, se arma incorporándola al cañón y la antena de radio, así como el vastago de giro, la mitad superior del cual va incrustada y pegada en la torreta, a fin de quedar fijo en la misma.
Para separar algo las piezas (1 y 2) se interpondrá entre ambas una arandela de madera, también taladrada, a través de la cual pasará el vastago.
Hay que advertir que el taladro de la pieza (2) donde se aloja la parte inferior de éste, y a fin de que la torreta pueda girar en todas las direcciones, tiene que ser ligeramente mayor que el vastago.
En cuanto a las ruedas, que, repetimos, habrán de ser más gruesas que las del camión modelo anterior, podemos redondearlas por medio de la lima, practicándole asimismo las estrías que imitan los dibujos de la cubierta.
En el detalle correspondiente podemos ver el sistema para montar las ruedas. Estas, que, como es lógico, llevan un taladro en el centro, se atornillan a los costados del vehículo por medio de unos tornillos finos, lo suficientemente largos como para permitir la interpolación de dos arandelas de madera, una a cada lado de la rueda. Estos tornillos habrán de ser más finos que el diámetro del taladro central de la rueda, a fin de que no queden bloqueados y permitan el giro de aquélla.
El radiador se puede pintar con purpurina plateada, imitando los huecos con negro; también las puertas de acceso al interior y las aspilleras, se imitarán pintándolas con pintura negra.
El total restante del blindado se pintará imitando el «camuflaje» que ostentan los vehículos de guerra; es decir, a manchas irregulares, en ocre, marrón y verde medio y oscuro, como podemos ver en el modelo en color que se da en la portada del presente fascículo, en el cual podemos apreciar claramente la disposición de estas manchas irregulares en forma y tamaño, para proporcionar al vehículo un buen enmascaramiento.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 5:02 pm Etiquetas: ,