octubre 12, 2010

CARRO DE CARGA

CARRO DE CARGA
Después del bonito modelo anterior de coche de un caballo, damos este carro, que es una réplica fiel del utilizado, antes de generalizarse el motor de explosión, para el transporte pesado, para lo cual iban tirados por potentes caballos.
Aunque, como ya hemos repetido con casi todos los trabajos precedentes, este modelo puede hacerse al tamaño que se crea oportuno, recomendamos, como un tamaño muy idóneo, hacerlo al doble del tamaño del modelo.
Las distintas piezas que componen este fuerte carro de carga están representadas con su número correspondiente a los alzados y planta que se dan en (A), de donde pueden tomarse para su correspondiente ampliación.
Las piezas (1) laterales, de las que hay que cortar dos ejemplares (2), suelo del carro, (3
y 5) trampillas delantera y trasera, se recortarán en contrachapado de grueso proporcionado al tamaño en que se construya el modelo, mientras que las piezas (4), que forman el asiento, irán también en contrachapado, pero más fino que el de aquéllas.
De las ruedas (6) habrá que cortar cuatro ejemplares, así como de los soportes de los ejes (8), e irán en madera de pino u otra similar.
Los ejes (7) son dos listoncitos también en madera de pino y en sus extremos se fijan las ruedas por el mismo procedimiento que se da para el modelo anterior.
En (A) podemos ver asimismo dos interesantes detalles, uno de la forma de sujetar la lanza al eje delantero utilizando hembrilla y gancho, y el otro de cómo se han de sujetar los caballos a la lanza por medio de dos pequeños discos de madera que los mantendrán algo separados de aquélla.
En (6) se da la silueta del caballo, del cual hay que cortar dos figuras. Para ahorrarse trabajo se pueden recortar las dos al tiempo con la sierra de marquetería, para lo cual se dibuja uno solo de ellos sobre un trozo de tabla que se une a otro trozo igual por medio de pequeños clavos, teniendo cuidado de que ninguno de estos clavos vaya en la línea de corte ni dentro de la figura del caballo.
A estos caballos se les puede tallar un poco rudimentariamente por el procedimiento ya explicado. Simplemente con algunas hábiles incisiones y redondear los cantos de la figura se pueden conseguir buenos efectos.
También podemos ver el montaje del asiento formado por cuatro piezas, todas las cuales llevan el número 4 como nomenclatura, así como el despiece del carro para tener una idee clara de la forma de montarlo.
Para su construcción se incorporan al piso (2) los laterales (1) y las piezas (3 y 5).
Previamente se habrán clavado a la parte inferior del piso los soportes de los ejes (8) y a éstos los mismos ejes (7). A continuación se arma el asiento, fijándolo en su sitio, así como las ruedas, cuyos centros se rematan, tapando las cabezas de los tornillos con los pequeños discos que se indican, pero teniendo cuidado de hacer el taladro central de la rueda de mayor diámetro que el tornillo, a fin de que aquéllas puedan girar libremente.
Se puede pintar todo el carro en gris, excepto los radios y llantas de las ruedas, que pueden ir en amarillo. Los caballos pueden ir en blanco, con las crines y cola, así como alguna mancha, en negro y los atalajes en marrón.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 9:29 pm Etiquetas: ,

octubre 8, 2010

CONSTRUIR EN MADERA UN COCHE DE UN CABALLO

COCHE DE UN CABALLO
Este modelo, como todos los demás, puede ser construido, naturalmente, al tamaño que se desee, previa ampliación de todas las piezas que lo componen, a dicho tamaño (A).
Las piezas 1, 2, 3, 4, 4 bis, 5 y 11, que forman el cuerpo del coche, así como la 7, que es el asiento del cochero, se cortarán en contrachapado de 3 milímetros.
La pieza 6 (eje de las ruedas) es un pequeño listón de tamaño y grueso apropiado a la ampliación que se haya dado al modelo.
Los faroles (10) son dos pequeños cubos de madera, atravesados por una barrita de extremos redondeados cuyo detalle se da en (B) y de ellos habrá que cortar dos ejemplares.
También de los varales (8) se cortarán dos ejemplares, pero éstos en contrachapado de 3 milímetros.
Las ruedas (9) se recortarán con la sierra de calar en madera de pino o similar, pero más gruesas en proporción al de la madera empleada para la caja del coche.
En cuanto al caballo, se puede hacer simplemente recortado en madera lo más gruesa posible (siempre respecto a la proporcionalidad de las empleadas en los demás elementos) o después de recortarla, tallarla algo rudimentariamente por el procedimiento indicado en el capítulo de tallado de la madera.
El orden de construcción puede ser el siguien-
te: Los laterales (2) se acoplan al fondo (1), pegándolos con «supergen» u otro pegamento similar; una vez bien secas estas pegaduras, se incorporan por el mismo procedimiento a su lugar correspondiente a las piezas 4, 4 b, 5 y 11.
El techo (3) puede ofrecer dificultades para su colocación, dada su configuración convexa, pero esto puede soslayarse haciéndolo de cartón grueso.
Las piezas (6) eje de las ruedas se clava a la 4 b por su parte exterior y las ruedas se acopian a los extremos de este eje por medio de dos tornillos, más delgados que el agujero central de las mismas, a fin de que puedan girar libremente.
Los faroles (10) se acoplan en los lugares correspondientes y los varales (8) se clavan por debajo de la pieza 4. Por último, se introduce el caballo entre los varales, sujetándolo a los mismos, bien pegado o por medio de pequeños clavos.
En C vemos el despiece general del coche que nos ayudará a comprender perfectamente el orden de colocación de cada una de las piezas.
Podemos pintar por dentro y por fuera la caja, varales y ruedas en amarillo. El techo, radios y centro de las ruedas en negro, y los faros en purpurina dorada, imitando los cristales con azul claro.
En cuanto al caballo, se pintará en un color propio de los varios que suelen tener estos animales, naturalmente.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 11:57 am Etiquetas: ,

octubre 7, 2010

Construir horreo gallego en madera

HORREO GALLEGO
El piso de este hórreo (edificación típica de Galicia y Asturias, dedicada a guardar las cosechas) lo cortaremos en contrachapado de 4 ó 5 milímetros, y los laterales, tejado, frente y trasera en la misma madera, pero de 2 ó 3 mm.
Para proceder a su construcción, una vez ampliadas las piezas al tamaño deseado y recortadas, se encolan las paredes en las ranuras correspondientes del piso (a con a y b con b), encolándolas también a su vez entre sí.
Bien seco este montaje, se encolan o clavan con alfileres las dos vertientes del tejado sobre
los caballetes correspondientes, con lo cual tendremos armado el cuerpo principal.
Por otro lado, cortamos un rectángulo en madera de pino o similar de 10 mm, de grosor aproximadamente, y de tamaño notablemente mayor que el hórreo [la proporción aproximada podemos verla en el modelo (F)], y sobre esta base se montan las columnas después de haberlas armado, cuidando queden en el sitio correspondiente.
Se arma la especie de parrilla formada por las vigas longitudinales y transversales que sirven de soporte al cuerpo del hórreo para descansar sobre las columnas. En (B) podemos ver cómo se ha de hacer el ensamble a media caja de estas vigas, las cuales, previamente, se habrán montado sobre la peana, clavándolas y encolándolas, para dejarlas bien fijas a la misma.
La «parrilla» se monta sobre la parte superior de las columnas, bien encolándola o pegándola, y sobre ella el cuerpo del edificio.
A continuación se pegan los remates del tejado, como se indica en (E), colocando una tira de cartón doblada en el ángulo a lo largo del mismo (D). Por cierto que estos remates, que son uno de los detalles más característicos de los hórreos, constan de dos elementos, los remates puntiagudos de los extremos del caballete del tejado, y las molduras que corren a lo largo de la caída de las vertientes. Los primeros se pueden hacer con dos pequeños tacos de madera, mientras los segundos se recortarán en cartón duro, si el modelo es pequeño, o en con-trachapada si es de mayor tamaño.
Por último, se arma la carreta, cuyo despiece vemos en (C), para lo cual no tenemos más que montar los laterales sobre el fondo de la misma, asi como las ruedas, que sujetaremos a los laterales por medio de dos pequeños alfileres, pegando la parte inferior de las ruedas a la peana, si deseamos que quede estática, a fin de que no se mueva. La escalera la colocaremos en su sitio, bien sujetándola o sencillamente apoyándola sobre el umbral de la puerta.
El tejado se puede pintar en rojo, imitando las tejas, mientras las paredes se pueden dejar en el color de la madera, o bien pintarlas de ocre, así como la carreta, remates del tejado y escalera.
Las columnas se pintarán de gris claro, imitando la piedra de granito.
En cuanto a la peana, se puede pintar a grandes brochazos ocre y verde.
Es conveniente emplear esmalte o pintura acrílica, pero si no disponemos de éstas, lo pintaremos con «gouache» (al «agua»), si bien después habrá de cubrirse con una capa de barniz cristal para fijar la pintura.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 8:15 pm Etiquetas: ,

septiembre 29, 2010

CARABELA DEL SIGLO XV

CARABELA DEL SIGLO XV
Esta carabela constituye un elemento altamente decorativo.
El casco (1), puede hacerse de dos formas: tallándolo de una sola pieza en un bloque de madera, como en el caso de la nave vikinga, o bien
encolando entre sí maderas de 20 milímetros de grueso, hasta conseguir la altura del casco, que sacaremos del plano (A), teniendo en cuenta, naturalmente, las proporciones en caso de ampliación.
En (B) y (C) se detalla el montaje de las cofas y vergas. En (E), el de las velas, que cortaremos en tela fuerte o papel pergamino, y en (F), los detalles de confección de escalas y motones.
En (G), además del despiece general mostrando la colocación de las diferentes piezas, damos el esquema de la peana-soporte de la carabela.
El timón se hará en madera contrachapada de 2 milímetros, así como las cofas.
Los motones serán pequeños discos de cartón duro, por los cuales se pasarán los hilos de las escalas, pero si el modelo del barco es muy reducido, se pueden imitar poniendo sobre los hilos unas gotas de cola y dejándolos secar.
El casco y la arboladura pueden pintarse en ocre, y darles el color natural de la madera.
Los escudos laterales que van en la parte anterior serán de cartón decorado con signos heráldicos.
Será también conveniente pintar en las velas (especialmente en la mayor) unas cruces de malta en rojo o azul.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 3:45 pm Etiquetas: ,

septiembre 28, 2010

BARCO DE RUEDAS

BARCO DE RUEDAS
Este barco de ruedas constituye un bonito juguete que puede navegar un buen trecho, propulsado por un motor tan sencillo como práctico.
Se recomienda cortar las distintas piezas a escala doble como máximo de las de la muestra, pues si se hacen mayores se anularía, en parte, la fuerza de la goma que constituye su motor, aunque, naturalmente, en esto también influye el grueso y resistencia de la goma que se utilice.
En (1) se dan todas las piezas que forman este barco, las principales de las cuales (A, B, C, D, E, F y G) llevan indicado el grueso de cada una, que, naturalmente, habrá de ser el doble en el modelo que se construya.
Las piezas (d) soporte del eje de las ruedas y (j) cubierta de las mismas, se cortarán en hoja de lata, o chapa metálica fina, así como la pala del timón (e).
La pieza (g), eje de las ruedas, en un trozo de alambre galvanizado. De este mismo alambre podemos hacer el soporte del timón (e).
El orden de construcción será el siguiente:

La cubierta (B), que como podemos ver consta de dos partes, en una de las cuales se vacía un rectángulo en su centro para hacer una caja donde se montará el motor, se clava sobre la cubierta (C), precisamente sobre los lugares señalados en ésta con linea de trazos.
En el hueco de la parte posterior se dispone el sistema de propulsión cuyo detalle podemos ver en (3), que está formado por una goma elástica cualquiera (las de las carpetas corrientes, que van forradas de hilo, dan muy buen resultado, por ser fuertes). Esta goma la doblaremos para darle mayor resistencia trenzándola.
Un extremo de la goma se sujeta mediante un clavo y después de pasarla por una pequeña polea (b) se enrolla el otro extremo al alambre que sirve de eje, hasta que quede tirante, aunque sin tensar demasiado.
A continuación se arman las ruedas propulsoras, piezas (a) y (c) y se sujetan al eje, después de haber pasado éste por los soportes de chapa.
Seguidamente se monta el puente (A) sobre el conjunto ya armado (B, C), siendo conveniente hacer este montaje por medio de dos tornillos, a fin de poderla levantar en caso de que se rompa la goma, o por otro motivo cualquiera.
La pieza (D) de la superestructura se monta sobre la (A), centrada en el sitio indicado en ésta con línea de trazos, así como la pieza (G), en el lugar correspondiente y también indicado.
La pieza (E) se superpone a la (D) y la (F), lanchas de salvamento (K) y ventiladores (1), que se pueden hacer jolinos clavos doblados, cuya cabeza se dobla en ángulo recto.
Los palos (4) se incrustarán sobre la pieza (A) en los lugares señalados.
Por último, incorporaremos el timón, pasando el alambre por el agujero de la cubierta (A) y doblando la parte de arriba en ángulo de 90 grados, y sujetándolo al casco por medio de una grapa de las que se emplean para la sujeción de los cables telefónicos.
Para hacerlo navegar se dan vueltas a las ruedas hacia la derecha, con lo cual la goma se enrollará en el eje, tensándose. Se pone el barco sobre el agua, e inmediatamente las gomas, al distenderse, harán girar a las ruedas, que moverán al barco.
La parte superior del casco se puede pintar de negro, y la inferior hasta la línea de flotación de rojo bermellón.
Los costados de la superestructura se pinta rán de blanco y en la cabina de mando simularemos unas ventanas con pintura plateada o azul claro, enmarcadas con listas de pintura marrón.
La parte superior de la cubierta y la superestructura, así como los palos, se pueden pintar en un color crema.
La chimenea en negro, con una franja bermellon, y la cubierta de las ruedas en color gris medio. Por último, las ruedas se pintarán de bermellón.
No creemos necesario advertir que la pintura deberá ser esmalte u otra al aceite, ya que si utilizamos temple u otra similar, el barco se despintará al meterlo en el agua.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 4:10 pm Etiquetas: ,

septiembre 27, 2010

NAVE VIKINGA

NAVE VIKINGA
El casco de esta nave, que aconsejamos ampliar a doble tamaño del plano, lo construiremos por el sistema de bloque de un tarugo de madera de pino u otra blanda, para trabajarla mejor.
Sobre la parte superior del tarugo, dibujaremos la planta del casco (1), y en un lateral el alzado del mismo, recortando con el serrucho una tosca silueta, por la parte de afuera de la línea dibujada, dejando de uno a dos milímetros de exceso de madera.
Esta silueta del casco la trabajaremos después con el formón, limas y papel de lija de grano grueso, hasta darle su conformación definitiva, practicándole dos cortes con el serrucho a proa y popa, para incrustar en ellos la roda (2) y el codaste (3).
Estos los recortaremos en contrachapado de dos milímetros, colocándolos, como ya se ha dicho, en el lugar que a cada uno le corresponde.
A continuación procederemos a armar la embarcación, incorporándola el palo único (4), cruzado por dos vergas a las cuales se sujeta la vela, que puede ser de tela, ligeramente encolada para darle cierta rigidez, o bien de papel grueso, de tipo pergamino.
Los escudos de los remeros (5), que van a ambos costados de la nave, se harán de cartón, pintándolos de vivos y variados colores e incluso con algunos motivos y siluetas de animales o figuras.
Los remos (6) se harán con pequeños palitos redondeados en uno de cuyos extremos se practicará una incisiórv para Incrustar la pala, que se recortará en cartón u hoja de lata, dejándolos en su color natural.
Como vemos en (C), las partes superiores de los laterales, que es donde van las chumaceras o aberturas para pasar los remos, son también de cartón grueso, al objeto de facilitar el combado requerido por la curva del casco.
El toldillo se imitará con un trocito de tela rígida, o de cartulina, doblado en el centro y apoyado sobre los laterales de la borda.
En cuanto a la sencilla peana, no tendréis problemas, ni merece la pena explicarse su construcción, únicamente diremos que se hará en contrachapado de un grueso proporcional al tamaño del modelo.
La cubierta del barco se puede dejar del color de la madera, mientras que el casco lo pintaremos de negro, excepto la roda y el codaste, que irá en rojo.
La vela se puede pintar a franjas verticales simétricas amarillas y negras como se indica en el esquema (B).
En cuanto a la peana, será conveniente dejarla del color de la madera para destacar el color oscuro del barco.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 10:01 pm Etiquetas:

septiembre 24, 2010

TANQUE DE MADERA

TANQUE
Una vez ampliada al doble cada una de las piezas que forman el modelo, se procederá a recortarlas en madera de gruesos apropiados en cada caso.
El cuerpo principal del tanque (3), lo haremos de un tarugo de madera blanda, a la que daremos la forma apropiada.
La torreta giratoria se modelará asimismo de otro tarugo de madera. La pieza (2) es una arandela de madera de pino de 10 milímetros, con un taladro en el centro, por donde pasará el vastago (10) de sujeción de la torreta. Las piezas (4), que son los guardabarros, se recortarán por medio de la «segueta», y la pieza (6), cañón, es un trozo de palo redondo.
En (B) se ve el despiece general, con la disposición que han de montarse las distintas piezas.

El montaje se efectuará de la siguiente forma:
El cañón (6) y la pieza (5) se montarán sobre la torreta (1), así como las piezas laterales (7).
Quizá lo más delicado es la construcción de las cadenas tipo orugas, que se hará de la siguiente manera:
Se toma una tira de tela, o cinta del ancho conveniente y de una longitud ligeramente superior al perímetro total de la cadena, y sobre ella se van pegando pequeños rectángulos de madera fina (como vemos en D), dejando entre ellos una separación de un milímetro, hasta cubrir toda la longitud, excepto la pequeña porción sobrante, que se fijará sobre el otro extremo de la cinta, pegándola o sujetándola con unas puntadas.
En (C) se detalla la posición de las ruedas en el conjunto del sistema, haciéndose la advertencia de que cada una de las ruedas redondas lleva cuatro pequeñas púas (pueden hacerse con trozos de alfileres), apenas salientes de la rueda, que engancharán en la superficie interna de la cinta, facilitando su movimiento.
Las ruedas se fijan con clavos, que servirán de ejes, a los costados del cuerpo principal (3), y sobre ellas se montará la cadena incorporándose a continuación a dicho cuerpo, en el lugar indicado, los guardabarros (4).
El conjunto torreta se incorporará al cuerpo principal sujetándose por medio del vastago (10) a través de la arandela (2), que irá fija en la parte superior de éste.
Hay que advertir que la parte del vastago de giro (10), que va incrustado en la torreta, deberá ir fija, pero la parte correspondiente al cuerpo se alojará suelta en un orificio de diámetro algo mayor que el del vastago, para permitir el giro.
El modelo se pintará en su totalidad imitando los colores de «camuflaje», es decir, en pequeñas parcelas de dos tonos verdosos, ocre y marrón más o menos oscuros.
También se pueden pintar en los laterales de la torreta y parte frontal del cuerpo algunas siglas o números.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 8:42 pm Etiquetas: ,

septiembre 22, 2010

CAÑÓN NAVAL ANTIGUO

CAÑÓN NAVAL ANTIGUO
En el esquema (A) se dan a escala las vistas del cañón, en alzado anterior, alzado lateral, alzado posterior y plantas superior e inferior, por medio de las cuales se pueden determinar las medidas de cada una de las piezas que lo forman.
Este modelo lo construiremos 1/3 mayor, para lo cual ampliaremos los gruesos del modelo en consonancia con el tamaño que se haya dado a cada pieza, a fin de conservar la debida proporción.
La construcción del tubo del cañón puede ofrecer aparentemente ciertas dificultades; pero no es así, ya que podemos modelarlo con una simple navaja, terminándolo con lija, como vemos en (B).
La sujeción del tubo a la cureña se efectúa por el sencillo procedimiento que vemos en (C); es decir, por medio de dos pequeñas tiras de hoja de lata o aluminio delgado que se fijarán clavándolas en las piezas (2) laterales de la cureña.
Por último, en (D) se da el modelo terminado con las mismas indicaciones acerca de la forma de pintarlo, que, como vemos, es toda la cureña en color natural de la madera barnizada y el tubo en color gris oscuro, con lo que daremos una apariencia real.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 4:56 pm Etiquetas: , ,

septiembre 21, 2010

BALLESTA DE MADERA

BALLESTA DE TORNO
En (A) se dan, como en el caso de la catapulta, tres vistas de la ballesta; alzado lateral, alzado posterior y la planta, vista desde arriba.
Este modelo también será conveniente ampliarlo al doble, por el sistema ya utilizado en modelos anteriores.
Las piezas (1, 2, 4, 5, 6 y 9) se harán con un listón de madera de 10 X 10 milímetros. Las piezas (7 y 8) con otro del mismo grueso, pero de una anchura de 10,5 milímetros la primera y de 20 milímetros la segunda.
La pieza 16 será de madera de 10 milímetros de espesor por 30 milímetros de ancho.
La pieza (14), que es el disparador que impulsará al dardo, es una delgada lámina de acero templado (si no se dispone de este material, puede valer un trozo de sierra de las utilizadas para cortar metales). Va sujeto a la pieza (16), atandola fuertemente por medio de una cuerda delgada, pero resistente, a la parte inferior de dicha pieza.
En (B) se da el sistema de ganchos de sujeción de la cuerda del disparador y en (C) vemos el sistema de montaje del torno.
Este se compone de las piezas (12), que va en contraplaqué de 5 milímetros (13), que es un eje de alambre grueso, o bien un clavo adecuado sin punta ni cabeza; la pieza (19) es un cilindro de madera, rematado en sus extremos por dos pequeños discos también de madera (pieza 10), en los cuales van insertos cuatro clavos sin cabeza (11) formando aspa.
Para efectuar el disparo se hace girar la ruéda del torno hacia la izquierda, con lo cual la cuerda se tensará tirando del disparador (14) y obligándole a inclinarse hacia atrás. Cuando el disparador haya alcanzado la máxima tensión posible, sin dejar de sujetar los vastagos del torno (11), se da un ligero golpe a los ganchos del disparador, los cuales al desengancharse dejan libre a aquél, que chocará con fuerza con el dardo (15), el cual saldrá disparado.
El dardo puede hacerse con un clavo, al que quitaremos la cabeza y aguzaremos más la punta.
Esta maqueta podemos dejarla también en el color natural de la madera, barnizándola o encerándola, hasta conseguir un buen acabado.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 4:54 pm Etiquetas: , ,

septiembre 20, 2010

Juguetes de madera

PATO CON MOVIMIENTO
Este gracioso pato lo podemos hacer ampliando cuatro veces el tamaño que se da en el dibujo.
Las piezas (6, 7, 8 y 9) se cortarán en madera de 35 milímetros. La (1, 2 y 3), en contraplaqué de tres o cuatro milímetros; las (4 y 5, ruedas) en madera de 10 milímetros y las (10 y 11), que forman el pico, en gruesos proporcionados al tamaño del pato.
Las piezas (12, 13, 14 y 15), ejes de las ruedas, brazo de la biela que mueve la cabeza y eje del movimiento del cuello, son de alambre galvanizado de grosor adecuado.
La cabeza consta de las piezas que se ven en (D). La pieza (1) parte inferior del pico, va fija a la cabeza, mientras que la pieza (10), parte superior de aquél es movible y lleva en la parte de atrás una pequeña hembrilla, en la que se en-
ganchará el extremo superior del brazo de la biela, cerrando el conjunto de la cabeza mediante el acoplamiento de todas sus piezas.
Aparte se arma el conjunto del cuerpo en la forma que vemos en (E).
En (B) damos un esquema del funcionamiento y colocación de la biela en su parte superior, y en (C) en su parte inferior. Podemos observar que el eje de las ruedas delanteras lleva en su centro un doblez en forma de «U», al que se engancha el brazo de la biela.
Una vez amontonadas las ruedas (piezas 4 y 5) se acopla el conjunto de la cabeza al cuerpo por medio del eje de movimiento, que es la única sujeción de los dos conjuntos.
En (F) podemos ver en detalle la forma en que se efectúa el montaje de la rueda trasera única.
Podemos pintar el cuerpo en esmalte blanco, las alas en negro, el pico en naranja y las ruedas en rojo o amarillo.

Filed under: Manualidades madera — admin @ 4:14 pm Etiquetas: , ,