enero 21, 2010

Manualidades de madera

A veces se hace necesario agregar una mesita para determinados momentos y diversos usos: ya sea en el comedor, como plano de apoyo auxiliar; ya en el dormitorio de los niños, como pupitre que se emplea en la realización de las tareas escolares, o en la cocina para merendar. Existen muchos modelos posibles que pueden resultar eficaces en dichas circunstancias. Pero es difícil hallar una más confortable que este super-práctico elemento que “aparece y desaparece” en el instante preciso, adaptándose siempre a la disponibilidad del espacio. Esta mesita de mucha utilidad mide, desplegada, 1,30 m x 70 cm.

MATERIALES
2 placas aglomeradas de 65 cm x 70 cm, revestidas con laminado plástico en ambos lados (o en uno por lo menos; en cuyo caso, el otro se barnizará). 4 listones de 2 cm x 4 cm (2 de 70 cm de largo y 2 de 63 cm). Tarugos de 5 cm Tornillos de 4 mm x 50 mm 2 ménsulas corredizas, de hierro 2 escuadras de 20 mm x 30 mm, tipo tijera
Varias bisagras chicas o 2 de 65 cm. Tijeras, taladro con mecha de 5 mm, destornillador, formón, metro, martillo.

ARMADO
Para revestir la mesa con laminados plásticos, consultar la nota “Conozcamos los pegamentos” en Artesana de setiembre N° 52, pág. 19. Unir en sus extremos los cuatro listones con ensambles o encastres formando un marco de 65 cm x 70 cm. Fijar con bisagras sobre el marco una de las tablas. Unir después las dos tablas con bisagras (2 ó 3; o una larga). Fijar con tornillos y tarugos las dos escuadras corredizas a la pared, y con tornillos la parte inferior de una de las tablas. Al desplegarse, el marco sirve de caballete sostenido firmemente por las escuadras-tijera.

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario